Celebración Madre Teresa (15/02/2021)

El Colegio Nuestra Señora del Rosario ha celebrado la memoria de la fundadora de la Congregación Santo Domingo: TERESA TITOS GARZON y con gran alegría han motivado a sus estudiantes a recordar su testimonio que impulsa la vida de todo ser humano a vivir con sencillez y hondura de corazón. En comunión de fe y de afecto a la comunidad religiosa, estudiantes presentes en el colegio, como los que se encontraban en casa realizando sus estudios de manera remota, docentes y padres de familia se hicieron un solo corazón y una sola alma en la celebración de la Eucaristía.

Algunas ideas que nos permitirán conocer quién fue Teresa Titos Garzón:

Mujer apasionada por Dios y entregada al mundo en luz desde Dios, ¡dominica de corazón!. Bebió de la fuente del carisma dominicano. Lo probó y lo amó hasta convertirlo en entraña de sus entrañas. Ella tenía un deseo: glorificar a Dios y trabajar por la salvación delos seres humanos. Era como un fuego que la consumía, para ello conoció muy bien el tiempo histórico en que vivió. Valoró a la mujer hasta considerarla capaz de “desempeñar un gran papel en la sociedad”. Por eso trabajó incansablemente por su educación mejorando el aspecto pedagógico de su tiempo que hasta hoy sigue teniendo gran incidencia.

Alma de apóstol, abierta a las necesidades de la sociedad, supo participar en las inquietudes de su ciudad trabajando incansablemente en distintos frentes en el que en alguno de ellos bebió la hiel del “fracaso”. Contemplando a Jesús en la cruz salió más fortalecida de las adversidades.Mujer llena de Dios, que encontraba la fuerza en la oración. A los pies de Jesús aprendió la audacia, el amor a sus semejantes que la hicieron acogedora, fraternal, cualidades reforzadas por el amor a la madre María. ¡Cuánto la amaba! Como hija de Domingo de Guzmán alimentaba la fraternidad; antes de lanzarse a alguna acción estudiaba lo referente a la misma. Vivió su consagración a Dios como una alianza de amor que alimentaba con la Palabra, que consideraba como un descanso para su ser humano. En su manera de vivir reflejaba la libertad propia de los hijos de Dios. Y al morir, nos dejó su gran legado: «¡Qué locos somos si no somos santos! Aprovechad, hijas, y no desperdicies el tiempo».

Thumbnail Gallery